Entrevista con el Experto: Día Mundial contra el Cáncer de Mama

Dr. Manel Algara

Jefe de Servicio del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital de la Esperanza del Parc de Salud Mar de Barcelona

imagen-a2-50360963_1Los avances en la clasificación molecular del cáncer de mama están permitiendo afinar mucho más los tratamientos. ¿Cuáles son las claves de la personalización del tratamiento en la Oncología Radioterápica.

Las claves actuales de la personalización de la radioterapia en la oncología radioterápica actual son la estadificación TNM, junto con aspectos intrínsecos de cada tumor, su perfil inmunohistoquímico y las características propias de cada mujer. La clasificación molecular ayuda a la toma de decisiones en casos que ofrecen dudas.

¿Cuál es el papel de la Inmuno Radioterapia en este futuro de esperanza?

La radioterapia es un potente agente inmunomodulador, por tanto su combinación con nuevos fármacos inmunoterápicos abre una oportunidad para aquellos casos en los que el tratamiento estándar no obtiene buenos resultados, permitiendo optimizar y potenciar ambos tratamientos a través de su combinación espacio-temporal. Sin embargo, hay que destacar que, por suerte la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama con los tratamientos actuales ya es muy alta.

 

El cáncer de mama no afecta únicamente a las mujeres, pero es muy infrecuente en varones. ¿A qué se debe esta diferencia tan grande de prevalencia de la enfermedad?

El cáncer de mama es un tipo de tumor que va ligado, en muchas ocasiones,  a las hormonas femeninas, a los estrógenos, este hecho es el que hace que sea mucho más frecuente en las mujeres que en los varones. De hecho, se estima que hay un cáncer de mama en hombres por cada 100 casos diagnosticados en mujeres. Pese a su escasa incidencia, tanto el diagnóstico como el tratamiento son similares en ambos sexos aunque la mastectomía suele ser la cirugía de elección en los casos diagnosticados en hombres.

He leído que se podría evitar la mastectomía en alrededor del 70% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama, sin que esto influyera negativamente en su curación. ¿En qué factores se basa la elección de la cirugía conservadora de la mama? ¿Y cuál es el papel de la Radioterapia en dicha conservación?

Actualmente ya se están evitando un 70-80% de las mastectomías, en todos estos casos es siempre necesaria la administración de radioterapia posterior. Con este tratamiento conservador incluso se consiguen cifras de supervivencia superiores a las obtenidas en pacientes que se tratan con mastectomía. La indicación de mastectomía actual debe quedar relegada a aquellas pacientes con carcinoma inflamatorio, con un tumor de gran tamaño que no responde al tratamiento sistémico primario y a aquellas pacientes que rechazan la radioterapia. Hay que destacar que el porcentaje de pacientes que rechaza la radioterapia es muy bajo ya que, como se ha comentado, la supervivencia tras tratamiento conservador es muy buena e incluso superior a la mastectomía; además con los nuevos esquemas de irradiación es posible, en casos muy seleccionados realizar la irradiación en una única sesión dentro del quirófano,  en una sola semana o, en la práctica totalidad de mujeres, en unas 3-4 semanas.

  

Los test genéticos, que permiten evitar el empleo de la quimioterapia en las pacientes que no la precisan, ¿son fiables y aconsejables en todos los casos?

Actualmente en la mayoría de pacientes no existen dudas sobre la utilización de quimioterapia o de tratamiento antiestrogénico. En aquellos casos en los que se generan dudas sobre el beneficio que puede aportar un tratamiento como la quimioterapia, los test genéticos ayudan a afinar en el pronóstico del tumor y, por tanto, a decidir sobre el beneficio de la quimioterapia y poder recomendar al paciente su administración o la abstención de la misma. El resultado se comenta con la paciente y de forma consensuada se toma la decisión de administrar o no la quimioterapia. En este sentido, los resultados de estudios recientemente conocidos, como el estudio MINDACT, nos permiten apuntar que la quimioterapia, y sus efectos secundarios, podrían evitarse hasta casi en la mitad de pacientes  que fueron evaluadas por uno de estos test genéticos.

Aunque en algunos casos existe un componente hereditario, he leído que el estilo de vida influye mucho a la hora de desarrollar cualquier tipo de cáncer. ¿Cuáles son las medidas más apropiadas para prevenir el cáncer de mama?

Es cierto que existe un componente hereditario demostrado y, probablemente, en los próximos años se descubrirán otros genes implicados en el desarrollo del cáncer de mama. Y también es cierto que los dos principales factores de riesgo para el desarrollo de un cáncer de mama son ser mujer e ir cumpliendo años. A pesar de ello, el estilo de vida denominado saludable como mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio, no consumir tóxicos como el tabaco, etcétera protege del cáncer de mama y de otras muchas enfermedades, por tanto es lo que debe ser recomendado. Siendo más concreto en cuanto a la prevención del cáncer de mama, lo más importante es estar incluida en un programa de cribado mamográfico.

¿Qué novedades podrían destacarse en el último año de la radioterapia del cáncer de mama?

Básicamente dos. La primera es la confirmación de que ya no son necesarias 6 semanas para irradiar las pacientes, los esquemas hipofraccionados consiguen en tres semanas los mismos o incluso mejores resultados que aquellos de mayor duración, aumentando de forma importante la comodidad de las pacientes y disminuyendo la carga asistencial de las unidades de radioterapia. Y los estudios actualmente en marcha nos apuntan ya la posibilidad de que, en los próximos años, el tratamiento pueda incluso reducirse a una semana de duración. La segunda es la necesidad de seguir investigando para averiguar en qué pacientes con un tumor pequeño pero con afectación de los ganglios, podemos evitar el tratamiento ganglionar local, sea con cirugía o con radioterapia, hoy por hoy sigue siendo necesaria la linfadenectomía o la irradiación de los ganglios axilares.

¿Le gustaría añadir algo que usted considere importante para que nuestros lectores conozcan mejor el cáncer de mama?

Me gustaría dejar claro que no existe ningún grupo de pacientes que no se beneficie de la radioterapia mamaria tras una cirugía conservadora de la mama o tumorectomía, por tanto no debe excluirse en ningún caso del tratamiento curativo.

Entradas relacionadas